Published On: Jue, Abr 5th, 2018

Marius Robles: “Vivimos ya una nueva economía de la alimentación”

Share This
Tags

El CEO & Co-fundador de Reimagine Food, primer centro disruptivo que conecta startups, emprendedores, universidades, centros tecnológicos, empresas de alimentación e inversores, detalla en esta entrevista en qué consistirán The Food Factory y Taste of Tomorrow, los espacios que ha organizado en The Alimentaria Hub, dedicados al impulso de las startups tecnológicas del sector agroalimentario y al futuro de la alimentación. Además, Robles analiza el presente y avanza el futuro de una realidad cada vez más ligada a la tecnología pero donde el factor humano será siempre determinante.

The Food Factory volverá a ser uno de los grandes atractivos de The Alimentaria Hub.  ¿Qué novedades nos puede avanzar?
De 300 solicitudes recibidas, hemos seleccionado 12 startups relacionadas con la alimentación, que se caracterizan por formar parte de esta nueva economía de la alimentación. Esto significa que promuevan algoritmos del sabor (gustos basados en procesos tecnológicos), nuevos modelos o productos de Food Delivery, que trabajen el desperdicio alimentario o la sostenibilidad, que generen un modelo de negocio alrededor del Blockchain, que busquen la ultra-personalización de la alimentación, que intenten alinearse con los nuevos gustos de los consumidores, que hayan creado una nueva conexión alimentación-salud-longevidad, que deseen mejorar los hábitos alimentarios de las personas de forma altamente innovadora, etc.

Seis de las startups seleccionadas (las españolas We Save Eat, Gofoodie, Foods for Tomorrow y Cocooking, la holandesa Seamore y la portuguesa Coolfarm) mostrarán sus innovaciones en los stands que tendrán dentro de The Alimentaria Hub. Además de ello, podrán explicar y persuadir al público en la sesión de Demo Day que realizaremos el día 19 de Abril.

El proyecto facilitará el encuentro entre startups tecnológicas del sector e inversores. ¿Hay una cultura de inversión en este tipo de iniciativas o aún queda camino por recorrer?
Los inversores llevan más de 4 años empezando a poner el foco en startups relacionadas con la alimentación. A diferencia de otros sectores, los márgenes reducidos han sido un impedimento para que hayan entrado con fuerza como hasta ahora.  En estos momentos, ya existen varios unicornios (startups valoradas en más de mil millones de euros) en el sector de la alimentación, están entrando nuevos inversores con alta sensibilidad en la sostenibilidad de la alimentación y que quieren mejorar el sistema alimentario actual, a pesar de que la rentabilidad no sea la misma en comparación con otros sectores.

¿Podría hacer un breve recorrido por los principales proyectos o iniciativas de éxito que han ayudado a tirar adelante?
Hemos acelerado más de 20 startups relacionadas con la alimentación, de las cuales se me hace difícil priorizar alguna. Quizás, por su reciente éxito, sí mencionaría la startup Impact Vision, que acaba de obtener 1,3 millones de dólares en una ronda de capital semilla. Fue acelerada por nosotros en 2016 además de formar parte del Demo Day que organizamos en la última edición de Alimentaria dentro del marco de The Food Factory. ImpactVision  fotografía alimentos  y observa en ellos determinadas características que muestran en qué estado se encuentra. Identifica por ejemplo si la carne es tierna o no y el grado de madurez.
También hemos ayudado a otras 140 startups a conectarse con la industria alimentaria y hemos acompañado a grandes compañías en sus inicios con el mundo de las startups, como pueden ser Nestle, Heinkenen, Barilla, El Corte Inglés, Carrefour, GB Foods o Campofrío….

Alimentaria ha sido pionera en el fomento de la innovación con startups.
Sí, sin duda. Hace cuatro años nadie hablaba de Food Tech, pocas startups se atrevían a innovar en el sector y tampoco había muchas aceleradoras ni grandes compañías que apostaran por innovar con este tipo de empresas. Ello nos ha llevado a crear un ecosistema único, juntando inversores, grandes compañías, tanto fabricantes como de la gran distribución, centros tecnológicos y otras instituciones que buscan anticipar el futuro de la alimentación. En la edición 2018 de Alimentaria podremos avanzar muchos de los cambios que vienen.

Reimagine Food también presentará la exposición Taste of Tomorrow. ¿Podría explicarnos cuál es su contenido? ¿Qué se pretende conseguir?
Con Taste of Tomorrow buscamos crear un espacio disruptivo donde el visitante podrá descubrir  y saborear cómo será el futuro de la alimentación. Será una zona polivalente, que cada día cambiará, donde las startups y la tecnología jugarán un papel importante, y en la que  la ciencia ficción dejará de ser ficción. Se podrá experimentar cómo hackear la comida, observar productos que todavía no han salido al mercado y que se pueda tocar y visualizar la nueva y compleja economía de la alimentación.

¿Estamos viviendo una revolución alimentaria? Si es así, ¿quién la lidera?
De hecho, ya estamos en sus inicios, manifestándose en lo que podríamos denominar una nueva economía de alimentación. Han surgido actores impensables hace unos años, desde startups que desafían todo y que trabajan sin límites hasta compañías como Alibaba, Amazon, Fujitsu, Uber, etc… Algunos de ellos ya están poniendo de manifiesto que el poder está en el dato, no en el plato, llevando a plantear la democratización de la alimentación. Tenemos también inversores procedentes de otros sectores como Bill Gates, Elon Musk o Richard Branson, o celebrities como Leonardo Di Caprio, James Cameron o Gwyneth Paltrow.

En este nuevo panorama están emergiendo nuevos gustos del consumidor, una mayor orientación y sensibilidad hacia el desperdicio alimentario, la sostenibilidad, la naturalidad, la transparencia, etc… cuestionándose la comida. Este consumidor, además, también está viviendo una infoxicación alimentaria, derivada de la gran afluencia de información relacionada con la alimentación, salud y nutrición que está recibiendo colapsándolo hasta el punto de no saber decidir en algunos casos que es lo que más le beneficia. El próximo gran paso en tecnología no llegará en nuestros teléfonos o en la nube, caerá en nuestro plato. La nanotecnología, bioingeniería y la Inteligencia Artificial entrará de lleno en lo que comemos.

¿Hay límites?
Diría que todavía están por descubrir, pero los límites los podrá la ética o responsabilidad de las personas, en ningún caso la tecnología. De entrada, estoy convencido que diferenciaremos entre alimentarnos para disfrutar,  y nutrirnos para rendir más y tener salud plena. Continuaremos con el Arte de Cocinar para evadirnos, y poder hacer combinaciones de ingredientes asombrosas, pero en algunos casos tendremos en nuestras cocinas un robot inteligente o impresoras 3D de comida.

 

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>